Según un estudio elaborado por el Grupo Guatemalteco de Mujeres (GGM), las autoridades encargadas de resolver los crímenes contra mujeres no han sido capaces de rendir informes forenses adecuados, comparar datos sobre los modos de actuar de los victimarios y tampoco han logrado encontrar a los sospechosos…

     

Las autoridades encargadas de resolver los crímenes contra mujeres no han sido capaces de rendir informes forenses adecuados, comparar los datos que permitan los modos de actuar de los victimarios y tampoco han logrado encontrar a los sospechosos, señaló un estudio elaborado por el Grupo Guatemalteco de Mujeres (GGM).

El documento, realizado con base en 160 casos que actualmente conoce el Ministerio Público (MP), revela que en el 73 por ciento de las muertes no ha sido posible encontrar las evidencias necesarias para dar con el paradero de los responsables, ni con el móvil del asesinato.

El estudio enfatiza que en 6 casos se logró determinar que hubo violación sexual, mientras que en 133 no fue posible determinarlo, ya que las autoridades no cuentan con la tecnología necesaria para hacer pruebas de ADN a través del semen.

También señala que los investigadores deberían tomar en cuenta otros datos importantes para esclarecer los crímenes, tales como la profesión de la víctima, su estado civil, el lugar de agresión y el horario de la muerte, ya que son antecedentes que determinarán si hubo saña durante su asesinato.

Geovanna Lemus, representante de GGM, indicó que es indispensable que el gobierno atienda el fortalecimiento institucional, relacionado con el tema de violencia contra la mujer, de lo contrario evidenciará deficiencias ante la comunidad internacional

Es indispensable que se fortalezca, a través de la designación de presupuesto, a la Coordinadora y Asesora de Políticas Publicas para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Intrafamiliar y Contra las Mujeres (CONAPREVI), institución que no sólo es única en el ámbito latinoamericano, sino que desde su formación ha trabajado con fondos de las activistas.

A través de un sondeo elaborado por la entidad sobre el trabajo del gobierno en relación al tema, se reveló que no existen análisis, estadísticas e investigaciones que permitan desagregar los datos sobre la violencia que padecen las mujeres; no hay atención integral o programas de prevención que contribuyan a la disminución del fenómeno, añadió la dirigenta.

La Coordinadora está integrada por organizaciones de la sociedad civil, entre las que se encuentran GGM y La Red de la No Violencia contra las Mujeres, el Organismo Ejecutivo, el MP y el Organismo Judicial (OJ).

Datos proporcionados al Centro de Reportes Informativos sobre Guatemala por la Defensoría de la Mujer (DEFEM) de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), revelan que en 1999 fueron muertas de forma violenta 179 mujeres; en el 2000, 213; en el 2001, 215; el 2002 presenta una relativa baja con 163 casos; en el 2003, 383 y el año pasado se reportaron 527 asesinatos, con un total de mil 680 muertes en 6 años.

Fuente: Cerigua, 07.03.2005

Sull'autore