Al lado de la trata de hombres, mujeres y niños/as, está apareciendo en el país el tráfico de óvulos para la venta.

     

Entre 45 mil y 50 mil mujeres, hombres y niños colombianos ejercen la prostitución en el mundo, según informaciones del ‘Departamento Administrativo de Seguridad’ (DAS). En Colombia las redes de ese tráfico han llevado a ejercer ese oficio a ciudadanos de este país en América Latina, Europa y Asia. Según la misma fuente, en España se considera que hay cerca de ocho mil mujeres colombianas dedicadas a la prostitución de manera forzada.

En los departamentos de Caldas, Risaralda y Quindío, en el centro oeste de Colombia, es en donde se registran más casos y denuncias sobre este delito. Después de dichos departamentos, los más afectados según las estadísticas de 2003 son el Valle del Cauca (suroeste) y Antioquia (noroeste), seguidos por Bogotá.

Según investigaciones del `grupo Humanitas` de la Policía, los traficantes son, en su mayoría, proxenetas reconocidos en las principales ciudades del país que reclutan mujeres entre 14 y 34 años de edad, necesitadas de dinero.

Entre las nuevas formas de trata que han aparecido en el país, hay también el tráfico de óvulos. Según una noticia reportada en El Colombiano (29 de julio de 2003), “cientos de mujeres colombianas se enfrentan, a diario, a la promesa de una remuneración económica por dejarse extraer los óvulos”. Así que al mercado negro del tráfico de órganos se suma la comercialización de las células sexuales femeninas. Según los reportes de algunas víctimas, hay quienes reciben ofertas de hasta cinco millones de pesos por permitir la extracción de sus óvulos en el país mismo; a otras se le propone de viajar a destinos tan lejanos como Japón, pero luego del procedimiento son obligadas a la prostitución.

Fuente: Agencias

Sull'autore