El Colectivo Italia Centro América (CICA) lanzó recientemente una campaña internacional para denunciar el inicio del megaproyecto turístico “Los Micos Beach & Resort Centre”, en la costa de la Bahía de Tela, en el Caribe hondureño.

     

Scritto da Colectivo Italia Centro América (CICA)

Según la denuncia pública presentada por el CICA y los garífunas de las comunidades afectadas por el proyecto (San Juan Tela, Tornabé, Miami, Triunfo de la Cruz), afiliadas a la Organización Fraternal Negra de Honduras (OFRANEH), este proyecto, que es financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a través de un crédito de 14,9 millones de dólares, prevé la construcción de un mega complejo que ocupará más de 500 hectáreas de tierra y una franja de playa de tres kilómetros. Al interior de “Los Micos Beach & Resort Centre” se edificarán cuatro hoteles de alta gama, 256 casas de lujo, centros comerciales, parques temáticos, recorridos para paseos a caballo y el infaltable campo de golf.

Para la realización de este campo de golf se van a rellenar 80 hectáreas dentro de la Laguna de Micos, lo que para los denunciantes equivaldría “a un serio peligro en caso de huracanes, peligro que se incrementa como consecuencia del calentamiento global y sus efectos sobre los fenómenos meteorológicos, además de las alteraciones en la batimetría de la Bahía de Tela de donde se pretende extraer los materiales para los rellenos en el humedal. Además, este proyecto incrementaría la grave crisis hídrica que están viviendo las comunidades de la zona, que competirán por el uso del agua con el campo de golf y los hoteles de cuatro estrellas. Esto comprometerá el equilibrio hídrico de la zona, provocando la alteración de los cursos de agua y, por tanto, del funcionamiento de los mismos humedales lo que aumentará los riesgos de inundaciones durante los períodos de mayor lluvia en las comunidades limítrofes y en la ciudad de Tela”.

La historia del proyecto

La Laguna de Micos está registrada bajo el número 722 dentro de los humedales protegidos por la Convención Internacional de Protección a los Humedales, conocida como RAMSAR, y es parte del Parque Nacional Jeannette Kawas (PNJK).

Según OFRANEH, “El proyecto turístico Los Micos Beach & Resort Centre, que prevé una inversión de entre 140 y 200 millones de dólares, es parte del proyecto del BID conocido como el Programa Nacional de Turismo Sostenible (HO-0195), el cual también pretendió la construcción de un aeropuerto vecino a las Ruinas de Copán, lugar conocido con el nombre de Piedras Amarillas. La intervención de la UNESCO logró frenar las pretensiones del BID y de los empresarios turísticos, los que llegaron al extremo de utilizar al actual Ministro de Cultura para insinuar al organismo internacional que le retirará la distinción de Patrimonio de la Humanidad a las ruinas mayas, y así poder proceder a la construcción del aeropuerto”.

Un estudio técnico elaborado por la Fundación para la Protección de Lancetilla, Punta Sal y Texiguat (Prolansate), organización no gubernamental cuyo objetivo institucional es la conservación del Parque Nacional Jeannette Kawas, ha demostrado que el proyecto provocaría un impacto ambiental desastroso y que además violaría numerosos acuerdos internacionales (Acuerdo sobre la Diversidad Biológica-CBD; el Convenio para la Conservación de la Biodiversidad y Protección de las Areas Naturales en América Central -decreto 183/94), leyes forestales nacionales, directrices ambientales del propio BID , así como el reglamento interno del Parque.

Zona del proyecto

La historia de explotación de estas zonas del Caribe hondureño está también manchada de sangre y ha sido ejemplo de represión en contra de las comunidades garífunas organizadas de la zona, que se oponen a la ocupación y explotación de sus tierras ancestrales en las cuales viven desde hace más de 200 años.

La oposición del Comité de Defensa de las Tierras de Triunfo (CODETT) al proyecto de urbanización, conocido como “Mar Bella”, en las tierras ancestrales de Triunfo de la Cruz, en el municipio de Tela, costó la vida a Jesus Álvarez y siete años de injusta cárcel a Alfredo López, ambos dirigentes activistas del CODETT. Constantes amenazas y atentados son los que viven también los miembros de OFRANEH.

Empresa italiana involucrada en el emprendimiento

Como un ejemplo más de la enorme y creciente deuda socioecológica de la Unión Europea con Centroamérica, la empresa constructora italiana ASTALDI, una de la más importantes de este país, se prepara para comenzar la estructura inicial del megaproyecto turístico en Bahía de Tela. Esta misma zona es donde desde hace varios años se desarrolla el muy conocido reality show “La isla de los Famosos”, del canal televisivo estatal italiano RAI.

Según el comunicado difundido por CICA en el lanzamiento de la campaña internacional en contra del proyecto y de ASTALDI, “La empresa italiana y el Ministerio de Turismo hondureño ya pusieron la primera piedra del proyecto el pasado 17 de agosto, y la empresa se encargará de realizar la red de infraestructura básica (calles, acueductos y alcantarillado, tendido eléctrico, sistema para la recolección de basura sólida y para el almacenamiento de agua, entre otros) cobrando una cantidad de 18 millones de dólares”.

La misma empresa, contactada por telefono por miembros del CICA, dijo que “El proyecto turístico aportará desarrollo, riqueza y trabajo a la región. Por lo tanto, ASTALDI ha invitado a dirigir las preocupaciones y denuncias directamente al contratante (en este caso el gobierno de Honduras). Por eso –sigue el comunicado– pedimos a todas y todos ustedes que nos apoyen para que la ASTALDI oiga el clamor de nuestras voces que la acusan de ser parte de un proyecto que es insustentable a nivel económico, social y ambiental”.

En una carta que se puede enviar a la ASTALDI desde la web**, los activistas del CICA, junto con OFRANEH, piden a la empresa italiana que detenga de inmediato cualquier tipo de obra en la zona.

A continuación reproducimos el modelo de nota

12 de septiembre de 2007

A Vittorio Di Paolo, presidente de Astaldi

A Giuseppe Cafiero, director general para el exterior de Astaldi

A Mario Iván Casco de Astaldi Columbus

A Secretaria de Astaldi Columbus en Honduras

En julio pasado su empresa, a través de su filial hondureña, firmó con el gobierno de la República de Honduras un contrato para realizar obras de infraestructura relacionadas con el proyecto turístico “Laguna de Los Micos” en la región de Bahía de Tela, en la costa Atlántica del país.

Como seguramente sabrán, la zona es habitada desde hace 200 años por la comunidad garífuna, pueblo afro-indígena que abita la costa norte de Honduras. Los garífunas de las comunidades afectadas por el proyecto -San Juan Tela, Tornabé, Miami, Triunfo de la Cruz- afiliadas a la Organización Fraternal Negra de Honduras (Ofraneh), han denunciado desde hace tiempo los posibles riesgos y los impactos negativos a nivel social, económico y ambiental del salvaje desarrollo turístico en ciernes en la Bahía de Tela.

El proyecto prevé la realización de un mega complejo que ocuparía mas de 500 hectáreas de tierra y una franja de playa de 3 km. Al interior de “Los Micos Beach & Resort Centre” se edificarían 4 hoteles de lujo, 256 casas de lujo, centros comerciales, parques temáticos, paseos a caballo y, claro, no podría faltar, un campo de golf.

Todo esto se realizaría al interior del Parque Nacional Jeannette Kawas (PNJK) y en una laguna registrada (con el número 722) en la lista de los humedales protegidos por la Convención Internacional de Protección de los Humedales (conocida como Ramsar). El relleno de gran parte de los humedales para la construcción de un campo de golf, acción que su empresa está a punto de iniciar, es incompatible con la Convención de Ramsar, la cual considera que los humedales son áreas de total preservación y que además comprometería el equilibrio hídrico de la zona, provocando la alteración de los cursos de agua y por tanto del funcionamiento de los mismos humedales, aumentando así los riesgos de inundaciones durante los periodos de mayor lluvia en las comunidades limítrofes y en la ciudad de Tela.

Asimismo, un estudio técnico elaborado por la Fundación para la Protección de Lancetilla, Punta Sal y Texiguat (Prolansate), organización no gubernamental cuyo objetivo institucional es la conservación del Parque Nacional Jeannette Kawas, ha demostrado que el proyecto provocaría un impacto ambiental desastroso y que además violaría numerosos acuerdos internacionales (Acuerdo sobre la Diversidad Biológica-CBD; el Convenio para la Conservación de la Biodiversidad y Protección de las Areas Naturales en América Central -decreto no. 183/94-), leyes forestales nacionales, directrices ambiéntales del Banco Interamericano de Desarrollo (órgano financiero del proyecto), así como el reglamento interno del Parque.

Además, la zona del proyecto pertenece al hábitat funcional de las comunidades garífunas de Miami, Tomabé, San Juan Tela, La Ensenada y Triunfo de la Cruz, cuya población obtiene parte de sus ingresos de la laguna mencionada.

El proyecto colinda con la zona del núcleo del parque nacional, dedicada a la protección absoluta, por tanto es una zona en la cual la legislación hondureña no permite ningún cambio ni alteración del ecosistema.

Por lo anterior, exigimos que su empresa detenga inmediatamente toda actividad relacionada con las obras mencionadas.

Atentamente

Las cartas deben ser enviadas a:

Alessandra Onorati (a.onorati@astaldi.com)

Responsable de Comunicación y Relaciones con los Inversionistas de la Astaldi en Roma

Mario Iván Casco (m.casco@honduras.hn)

Filial hondureña de Astaldi

Secretaría (secretaria@astaldi.hn) – Secretaría de Astaldi Columbus en Honduras

Con copia a: honduras@puchica.org

Sull'autore