El informe ejecutivo sobre los penitenciarios en Honduras presentado ante el 124 Período de Sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en audiencia concedida a la Comunidad de Derechos Humanos de Honduras.

     

Scritto da COFADEH

Situación del Sistema Penitenciario en Honduras

Datos Generales del Sistema Penitenciario para Adultos:

– 24 Centros Penales para Adultos

– 11,545 personas privadas de libertad, la capacidad instalada es para 6,450 personas, lo que representa una tasa de hacinamiento de 170%:

– 403 son mujeres

– 11,142 son varones

– La mayoría de la población se concentra entre los 24 y 30 años

– A pesar de la emisión del Código Procesal Penal, la mora judicial

persiste:

– El 63.72% son procesados y el 36.28% cuenta con sentencia firme.

Situación y condiciones generales de las personas privadas de libertad

– La infraestructura de los centros se encuentra totalmente deteriorada y no reúne las condiciones mínimas de seguridad de acuerdo a los estándares establecidos en la normativa internacional sobre la materia.

– De igual manera, no se cuenta con el equipo, mobiliario y provisiones necesarias para cubrir las necesidades mínimas de las personas internas.

– Los 24 centros del sistema penitenciario no poseen personal médico, equipo y medicamentos suficientes para atender la salud de las personas privadas de libertad. La atención médica se concentra en los centros penales de las ciudades más importantes.

Situación y condiciones generales de las personas privadas de libertad

– En la mayoría de los centros no existe separación entre personas

sentenciadas y procesadas, entre personas de primer ingreso y población reincidente.

– Negación al beneficio de las medidas preliberacionales

– Maltratos y tratos indignos a familiares de las personas privadas de libertad

– Abusos sexuales

Condiciones generales de las personas privadas de libertad- Imposición de aislamiento, agravado por Acuerdo de la Secretaría de Seguridad denominado “Régimen Celular Unipersonal Penitenciario”

– Persistencia del uso de la fuerza por parte de personas privadas de

libertad autorizadas para imponer la disciplina a otros internos.

– Persiste la utilización de la tortura.

– Amenazas y otros tipos de violencia entre los detenidos

– Como conclusión, podemos afirmar que la situación y condiciones en los centros de Honduras no difiere de otros centros de la región, situación conocida y documentada por la Comisión en las diferentes audiencias temáticas y visitas in loco realizadas.

Caracterización de la violencia sistematica en Centros Penales de Honduras

– A partir del año 2,000 la violencia en los Centros Penales se ha incrementado en número e intensidad (masacres, muertes por desmembramiento, ahorcamientos y desapariciones).

– La violencia se produce bajo la tolerancia o aquiescencia del Estado.

– La respuesta del Estado se ha concentrado en reformas legislativas tendientes a reprimir a la persona o fenómenos sociales (artículo 332 por delito de asociación ilícita, aumento de las penas, reformas al Código Procesal Penal, etc)

– Falta de una política penitenciaria integral y ausencia de una política criminalística.

– La crisis en los centros penales se intensifica por el alto índice de corrupción, negligencia y trato discriminatorio, en muchos casos generado por las autoridades:

– Tráfico y consumo de drogas

– Introducción y fabricación de armas blancas y tráfico de armas de fuego

– Instauración de privilegios para algunos internos

– Impunidad que arropa a estos hechos

– Presencia del crimen organizado.

– Traslado del manejo y administración de los centros penales del

Ministerio de Gobernación al Ministerio de Seguridad a partir del año 1998.

Muertes en Centros Penales

– Entre el 2000-2006 se han registrado 438 Homicidios/asesinatos dentro de los centros penales.

– Los hechos más significativos los seis incidentes de muertes colectivas:

– En el 1999, Centro Penal de San Pedro Sula, (13)

– En el 2002, Centro Penal de Choluteca (9)

– En el 2003, Centro Penal de San Pedro Sula (7)

– En el 2003, Granja Penal El Porvenir (69 personas)

– En el 2004, Centro Penal de San Pedro Sula (107 personas)

– En enero 2006, Penitenciaría Nacional (13)

– 218 personas en total en incidentes de muertes masivas

– La mayoría de estas muertes permanecen en la impunidad:

– Falta de investigaciones expeditas y técnicas

– Contaminación de la escena del crimen

– Eliminación de evidencia

– No colaboración de las autoridades

– Falta de protección de testigos y víctimas

– 206 de las personas muertas en el sistema penitenciario pertenecían/pertenecieron a alguna mara o pandilla y todos eran de sexo masculino

– Se ha trasladado a los centros penales el fenómeno de las ejecuciones arbitrarias ocurridas en el contexto nacional.

Casos que requieren atención especial

Persona viviendo en extrema situación de discriminación

– Personas con enfermedades mentales quienes no poseen un pabellón especial.

– Personas con enfermedades incurables o que requieren de tratamientos especializados

– Cáncer

– Viviendo con VIH SIDA

– Tuberculosis

– Existen 40 personas en etapa Terminal de enfermedades incurables (cáncer, tuberculosis y VIH SIDA)

– Es de especial preocupación:

– Uso de grilletes en privados de libertad con enfermedades terminales cuando son trasladados a los centros de atención.

Centros de Internamientos para niños y niñas infractores de la ley- En sistema de justicia de menores hay 4 centros con una población total de 291:

– 261 son niños

– 30 niñas

– La capacidad instalada de los centros para menores se encuentra excedida debido al deterioro de sus instalaciones físicas.

– El 32% se le ha decretado medida socioeducativa y el 68 se encuentran con medida cautelar.

Condiciones de los jóvenes

– En los centros de internamiento conviven personas mayores de 18 con menores de 18.

– En el Centro de Internamiento de Jalteva, se encuentran internos jóvenes en conflicto con la ley y jóvenes en situación de riesgo social.

– Abusos sexuales.

Conclusiones

– Existe una política por parte del Estado de utilizar sistemáticamente la prisión preventiva y no como una medida excepcional lo que ha provocado un agravamiento de la crisis al interior del sistema penitenciario.

– El marco legislativo es insuficiente y arcaico para responder a los diferentes aspectos y necesidades del sistema penitenciario.

– Falta de políticas y modelos de rehabilitación, reeducación y de reinserción social para personas adultas y jóvenes.

– De no tomarse las medidas correctivas pertinentes, las muertes masivas ocurridas en los centros penales en Honduras seguirán ocurriendo y se repetirán en otros países de la región que han implementado políticas similares.

Peticiones

En virtud de lo aquí expuesto, solicitamos a la Ilustre Comisión que:

1. La Relatoría de Personas Privadas de Libertad actualice a partir de este informe los datos que logró recabar en su visita in loco realizada a Honduras en diciembre del 2004.

2. Que considerando que el tema de cárceles es un problema común en la región considere la posibilidad de realizar un informe regional sobre el tema.

3. Que mientras se presenta dicho informe de seguimiento a las recomendaciones sugeridas al Estado en el documento preparado por las organizaciones para garantizar los derechos de las personas privadas de libertad.

4. Que en vista de que la Ilustre Comisión está conociendo diversos casos relacionados con esta problemática en el continente, agilice el trámite de los mismos para avanzar en las recomendaciones a los Estados.

5. En su comunicado final de audiencias exprese su preocupación por la situación de las cárceles en el continente, especialmente en Honduras y exhorte a los Estados a garantizar el respeto de los derechos de las personas privadas de libertad.

COFADEH, CIPRODEH, CTPRT, Casa Alianza, ERIC y la Organización Internacional CEJIL.

Sull'autore