A pesar de encontrarse en medio de un proceso de negociación con el Gobierno Nacional, paramilitares han ingresado a la región del Alto Naya, en el departamento del Cauca.

     

Scritto da Redacción Actualidad Étnica

Así lo denunció la Asociación Para la Promoción Social Alternativa Minga y La Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, ACIN Cxab Wala Kiwe, quienes aseguraron que esta semana, más de 100 hombres de camuflado y que portaban armas largas, ingresaron a la parte Alta del Río Naya. Allí, y con una lista en mano, detuvieron a las personas que salían de la región, haciendo preguntas sobre la guerrilla y por base de coca.

Como este incidente se han registrado tres más en las zonas conocidas como La Mina, Patio Bonito y La Silvia, en donde la comunidad se ha visto en la obligación de responder interrogatorios a los paramilitares. Otras poblaciones que han visto la presencia de este grupo irregular son Aguadepanela, Palo Solo y los corregimientos de El Playón, Rió Mina y La Playa.

Frente tal situación, la Asociación Para la Promoción Social Alternativa Minga pidió alas autoridades civiles y militares de la República de Colombia, tomar de manera inmediata las medidas necesarias, para proteger de manera efectiva a toda la población civil, indígenas, campesinos y afro descendientes que habitan la región del Alto Naya. Así mismo solicitó a los organismos judiciales la apertura de una investigación seria expedita y rápida que permita la captura de los presuntos responsables de esta nueva incursión paramilitar en esta región.

Esta no es la primera vez que se identifica presencia paramilitar en esta zona. En Abril de 2001 un grupo de paramilitares ingresaron a esta zona y durante 15 días asesinaron más de 50 campesinos, indígenas y afrodescendientes.

El temor de la población radica en que el aterrador hecho, de hace cuatro años, se produjo a pesar de los llamados de alerta y advertencia de la Defensoría del Pueblo y los organismos de Derechos Humanos Nacionales e internacionales, evidenciando así la desprotección de esta región.

Para la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca Acin Cxab Wala Kiwe, es claro que El Naya es una zona de riqueza en biodiversidad y una zona geoestratégica. Por eso consideran como agresión la fumigación para erradicar cultivos ilícitos en 1993 y la masacre de 2001, hechos que buscan “el desalojo y expropiación para que dichos territorios con sus riquezas queden a merced del capital transnacional”.

Redacción Actualidad Étnica

Bogotá. Noviembre 10 de 2005.

Sull'autore