El ejército colombiano, en una muestra más de violación al Derecho a la Vida de los Pueblos Indígenas y en la Minga Emberá ha dado muerte a Marco Soto en Remolino-Mistrató, Municipio de La Virginia; también hay 6 heridos y
    numerosos indígenas con problemas de asfixia a causa de los gases empleados por la fuerza pública.

    El Pueblo Embera ha iniciado la marcha de la gran MINGA EMBERA que se realiza durante los días 10, 11 y 12 de octubre de 2005, entre Santa Rosa de

    Cabal (Departamento de Risaralda) y Manizales (Departamento de Caldas) con

    el objeto de fortalecer sus procesos internos por la pervivencia como Pueblo, su unidad, territorios, cultura, identidad, derechos humanos y también para denunciar ante el país y la opinión pública internacional la desatención del Estado a sus requerimientos ancestrales, particularmente a su reconocimiento y respeto como Pueblo.

    El Pueblo Embera es víctima de la ocupación de sus territorios, del despojo de los recursos naturales, desapariciones y asesinato de los líderes, desplazamiento y desatención a las necesidades básicas, desconocimiento de

    sus autoridades y formas de vida, del conflicto armado, de las políticas gubernamentales inconsultas que apuntan a la división de sus autoridades y

    formas organizativas propias.

    Sin embargo, el Gobierno del Señor Uribe en vez de consultar y concertar con

    las autoridades indígenas y sus organizaciones nacionales, regionales y locales, ha emprendido una estrategia perversa para minarnos en las luchas

    ancestrales de resistencia, para desconocer la obligación del Estado a consultarnos en todo lo que nos afecta e interesa, para facilitar el camino

    del despojo a nuestro territorio y cultura por parte de sus aliados de las empresas transnacionales, como lo pretende con el TLC, la ley forestal, el

    manejo de los hidrocarburos, la exploración y explotación de nuestra biodiversidad.

    Pero esta marcha pacífica acaba de recibir la notificación perentoria del Gobierno de no poder avanzar porque en este país de supuesto estado social

    de derecho, los indígenas no podemos marchar en minga, no podemos protestarante un gobierno autoritario que desconoce los derechos fundamentales, que pretende mantenernos en la invisibilidad ante un nuevo aniversario el próximo 12 de octubre de la invasión y genocidio europeo a nuestros pueblos y territorios nativos.

    Exigimos al Presidente Uribe, su Ministro de Defensa y el Gobernador de Caldas que respeten el derecho de los pueblos a marchar pacíficamente como

    lo desea el Pueblo Embera y que en vez de estar conspirando en contra de los

    pueblos nativos, nos consulte para concertar todo lo que tiene que ver con

    nuestros intereses y derechos ancestrales que están siendo desconocidos por

    sus políticas y acciones inconsultas, en vez de llamamos a que de verdad

    concertemos una auténtica política de estado para los pueblos originarios.

    Bogotá D.C., octubre 10 de 2005

    Movimiento de Autoridades Indígenas de Colombia – A.I.C.O.

    Questa storia è stata letta 1256 volte