Una cadena de amenazas de muerte anónimas hechas esta semana en contra de distinguidos periodistas en Colombia podrían socavar seriamente la libertad de prensa en el país, dijo hoy Human Rights Watch. “El Gobierno debe inmediatamente brindar seguridad y realizar investigación plena”.

     

Las amenazas se produjeron el lunes en la forma de coronas fúnebres, acompañadas de notas de condolencia, enviadas a las casas y oficinas de tres reconocidos periodistas: Hollman Morris, Daniel Coronell and Carlos Lozano. Hasta el momento, nadie ha tomado responsabilidad por las amenazas.

Anoche, el Presidente Álvaro Uribe condenó las amenazas y dijo que había dado órdenes de aumentar la seguridad de los periodistas e investigar los eventos.

“Esperamos que la fuerte condena del Presidente a estas amenazas se traduzca en medidas concretas e inmediatas para proteger a estos periodistas y a sus familias”, dijo José Miguel Vivanco, Director para las Américas de Human Rights Watch. “El gobierno debe moverse rápidamente para encontrar, arrestar y procesar a los responsables.”

Uno de los periodistas amenazados, Hollman Morris, es el ganador este año del premio Hellman-Hammett, otorgado por Human Rights Watch por los riesgos a los que se enfrenta en su cobertura de temas de derechos humanos. Distinguidos escritores y periodistas de todas partes del mundo han recibido este premio desde su establecimiento hace más de una década.

Morris dirige el aclamado programa de televisión semanal Contravía, en el cual trata algunos de los asuntos más difíciles y controversiales presentados por el conflicto armado interno en Colombia. Contravía le ha dado una cobertura profunda a una amplia gama de problemas, incluyendo atrocidades cometidas tanto por los grupos paramilitares de derecha, como por las guerrillas de izquierda. El año pasado, la meticulosa investigación que Morris realizó sobre el asesinato de otro periodista, Jaime Garzón, trajo a la luz nuevas pruebas que luego fueron usadas por la corte que manejaba el caso.

“La selección de Morris como ganador del premio Hellman-Hammett refleja el coraje, profesionalismo y la seriedad con que él aborda su trabajo,” dijo Vivanco.

Daniel Coronell, otro periodista amenazado, es el director de un noticiero ampliamente visto, Noticias Uno. También es columnista para la revista Semana. Carlos Lozano, el tercer periodista amenazado, es el director del periódico comunista de Colombia Voz.

Periodistas y defensores de derechos humanos en Colombia son frecuentemente objeto de hostigamiento, amenazas y asesinatos por grupos armados y otros por su trabajo. De acuerdo con un informe reciente de Reporters Without Borders, un periodista fue asesinado, 28 fueron físicamente atacados, y 25 fueron amenazados en Colombia en el año 2004. Tales ataques y amenazas pueden producir un efecto intimidatorio en los medios.

“Una sociedad democrática depende de una prensa vibrante que esté libre de hostigamiento e intimidación,” dijo Vivanco. “Ataques y amenazas en contra de periodistas le hacen daño a Colombia y ponen en peligro su democracia”.

Washington, D.C., 18 de mayo de 2005

Sull'autore